El terrorismo simpático y los cuerpecitos destrozados de sus víctimas: La náusea ante la banalización de la maldad

Una desagradable sensación física de nausea se apodera de nosotros cuando leemos los titulares de la prensa de ayer que daban noticia de la extensión de la proyectada ley de amnistía al terrorismo simpático que resulta compatible con los derechos humanos desde el momento que no los daña de forma grave. Y la sensación de asco invade nuestro cuerpo y nuestro espíritu cuando recordamos los cuerpecitos destrozados de los niños víctimas de los terroristas en las Casas Cuartel de la Guardia Civil o, más recientemente, los cuerpos paralizados de los policías nacionales atacados cuando cumplían con su deber de defender nuestras vidas y haciendas. Y la náusea deja paso a la alarme cuando reparamos en el cáncer que está invadiendo a nuestra sociedad en forma de banalización de la maldad.

En efecto, nuestro viacrucis comienza ayer, cuando leemos en la prensa digital: “Se rompe la penúltima línea roja (…) Con la incorporación del terrorismo a la amnistía, la definición de los delitos en España ha pasado a depender de los intereses personales de Sánchez y Puigdemont. Cuando la norma se apruebe, se amnistiarán todos los delitos de terrorismo relacionados con el ‘procés’, tanto los que afectan a los CDR como a Tsunami Democràtic. En términos prácticos, la enmienda aceptada por el PSOE blinda los intereses de Puigdemont y exhibe sin rubor el traje a medida legislativo que supone esta concesión infame.(…) Amnistiar a delincuentes a cambio de un apoyo parlamentario constituye, en sí mismo, una vulneración evidente de algunos de los principios fundamentales del pacto democrático. (…) Es irrelevante la gravedad o el daño generado por quienes delinquieron: la extensión semántica de los tipos penales ha pasado a depender de Sánchez y de Puigdemont. No es que el Ejecutivo legisle: es que los márgenes de la ley se dibujan con arreglo a los delitos cometidos por los socios del Gobierno. Cualquier ilícito que hayan podido cometer los promotores del ‘procés’ quedará redefinido para ser incorporado al infame paquete de privilegios que sirvió de pago para investir a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno”. (ABC 23.01.2024).

El terrorismo bueno -porque, según los eximios juristas que lo defienden, no afecta gravemente los derechos humanos es un artefacto jurídico estrafalario pionero en Europa y en el Mundo, de creación patria aunque parece que de localización o generación (o es ¿degeneración?) helvética o belga.

Y lo calificamos así porque, cuando acudimos al Diccionario de la RAE vemos que el terrorismo se define como “dominación por el terror (…) sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror (…) actuación criminal de bandas organizadas, que, reiteradamente y por lo común de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines políticos”. No resulta necesario acudir al Código Penal ni al Convenio europeo de derechos humanos para entender que la infamia se esta apoderando de nuestra sociedad y que, si seguimos mirando hacia el tendido y tratando de encajar tanta ignominia con el humor”, nos encontraremos, más pronto que tarde, arrastrados por los infames y viviendo bajo su imperio.

P.S.(25.01.2024): La prueba del nueve del terrorismo simpático: la mirada amable de la bestia asesina Chapote

Ayer, día 24, la Diosa Fortuna quiso obsequiarnos con una prueba del nueve del terrorismo simpático en forma de la mirada amable de la bestia asesina Chapote en su comparecencia ante los jueces.

P.S. (26.01.2026): Otra prueba del nueve del terrorismo simpático: El Auto del juez García-Castellón sobre las graves lesiones que sufrieron dos policías en los disturbios organizados por Tsunami en el otoño de 2019

La infamia en nuestro país se esta convirtiendo en “el rayo que no cesa” y nos obliga a las escasas personas decentes que lo habitamos a estar todos los días de guardia y en guardia (que no es lo mismo, aunque las portacoces del Gobierno lo crean así). Así, hoy nos desayunamos con el titular de “El juez García-Castellón dicta otro auto que deja en evidencia la amnistía de Sánchez(John Müller. ABC, Viernes 26 de enero de 2024) que sigue diciendo: “El juez de la Audiencia Nacional que instruye la causa de ‘Tsunami Democràtic’, Manuel García-Castellón, ha dictado un nuevo Auto que deja en evidencia las triquiñuelas que el gobierno y sus socios separatistas van diseñando para blindar su ley de amnistía. En concreto, el juez considera que las graves lesiones que sufrieron dos policías en los disturbios organizados por Tsunami en el otoño de 2019 son fruto de acciones «incompatibles con el derecho a la vida e integridad física reconocidos en el artículo 15 de la Constitución, y el artículo 2 del Convenio Europeo de Derechos Humanos», lo que implica que con la redacción actual de la ley de amnistía y en especial, las últimas enmiendas pactadas por el PSOE y sus socios, no serían amnistiables”. Por lo antes dicho, queremos constatar la solidez e independencia (¡ojo! Judicial) del Auto del Juez que pone el dedo en dos llagas -el artículo 15 de la Constitución Española y el artículo 2 del Convenio Europeo de Derechos Humanos- que parecen haber pasado inadvertidas e los eximios juristas y juristos que ensucian nuestras instituciones que un día fueron democráticas y ahora rolan -en expresión marinera- a demagógicas.