La bella Teresa y sus trasvases: Otro éxito de la Agenda 20000003000000: el transvase de los idiotas

Ofrecemos a los lectores de este blog la enésima hazaña de la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico del Gobierno de España, Teresa Ribera Rodríguez que nos tiene, simultáneamente (esto es, al mismo tiempo, aclaro para las víctimas de la LOGSE), asombrados y confundidos.  

Nos referimos al experimento ecológico, sostenible y con perspectiva de género del anunciado transporte de agua desde la desalinizadora de Sagunt (Valencia) a Barcelona.

Se ve que la bella Teresa, ocupada en criticar a los jueces, no ha tenido tiempo para ocupase de su negociado (en próximas entradas nos referiremos a la transición del campo). Para evitar reiteraciones cansinas, remitimos al lector a la entrada de este mismo blog del pasado 22 de enero titulada “¡Déjenles, de una vez, en paz! Reflexiones a propósito de unas manifestaciones desafortunadas de una vicepresidenta confundida y un ministro montaraz”, en la que dábamos cuentade las manifestaciones desafortunadas  de la vicepresidenta confundida (¿o confusa?) que recogía las declaraciones realizadas a la prensa del pasado viernes día 19 de enero del año en curso: “Teresa Ribera lanza un señalamiento público al juez García-Castellón por investigar a Puigdemont”.

Pues bien, como con la bella Teresa “llueve sobre mojado” (¡adviértase el ingenioso enfoque climatológico); hemos debido buscar una explicación racional a tanto desafuero y la hemos encontrado: ¡LA BELLA TERESA ES UNA MAESTRA DE BUDISMO ZEN! que practica el pensamiento paradójico para excitar -castamente- el pensamiento del personal. Solo así podemos explicar esta secuencia de acontecimientos transvasisticos:

a) El Jueves, 1 de septiembre 2022,  La Verdad de Murcia daba la noticia siguiente: “La ministra Ribera dice que los trasvases «ya no tienen sentido». Subraya la necesidad de ahondar en la desalinización y la depuración, y el PP le acusa de «sectaria y partidista» Teresa Ribera defiende la decisión sobre el trasvase Tajo-Segura y pide «tranquilidad». La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha defendido este miércoles la decisión del Gobierno respecto al caudal ecológico del Tajo y el trasvase al Segura y ha pedido «tranquilidad» a las partes implicadas. Miles de regantes, políticos y representantes socieconómicos del levante se han manifestado este miércoles a las puertas de su ministerio en Madrid para protestar por la reducción de ese trasvase, ante las consecuencias que tendrá para la región.Ribera, que ha participado en el foro profesional del Spain Investors Day, ha indicado que tiene «la impresión de que, más que contra el trasvase, la manifestación plantea dudas con respecto a la necesidad de fijar un caudal ecológico» para el Tajo, si bien la obligación del Gobierno pasa por «respetar el criterio de los técnicos sobre la base del mejor conocimiento científico» así como «la ley europea, la nacional y la jurisprudencia» incluyendo las sentencias que obligan a fijar este caudal ecológico.Preguntada por la existencia de un informe científico concreto que avale la decisión, ha asegurado que ésta se basa en «un criterio exclusivamente técnico», ya que «cada demarcación hidrográfica tiene que fijar con arreglo exactamente a los mismos criterios que todos los demás ese caudal» que hasta ahora no estaba determinado, lo que ha motivado ya «cinco sentencias condenando al Gobierno y anulando el plan hidrológico del Tajo».

b) El lunes 5 de febrero de este año 2024, la Vanguardia nos daba la buena nueva de que “La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y el conseller d’Acció Climàtica, David Mascort, han llegado a un pacto para permitir el transporte de agua desde la desalinizadora de Sagunt (Valencia) a Barcelona, en caso de que se agrave la emergencia por sequía la región central de Catalunya. La desalinizadora es de la empresa pública estatal Acuamed (adscrita al Ministerio). El coste del agua lo pagaría la Administración central, mientras que el transporte en barco y las conexiones para la descarga en el puerto de Barcelona irían a cargo del gobierno catalán, según han anunciado.

c) Esta mañana de 7 de febrero, el Diario Bonifacio´s Today recogía la explicación científica de llamado transvase de los idiotas que se desarrolará en las tres fases siguientes:

c.1) Fase de vertido en la que el caudaloso Rio Ebro desaguara en Tortosa cientos de hectómetros cúbicos del preciado H2O.

c.2) Fase de recogida y desalinización en la que potentes, carísimas y contaminantísimas plantas desaladoras harán su “trabajo sucio” (ojo al doble sentido de la expresión) para beneficios millonarios de empresas “bien relacionadas” con los partidos políticos cuyos dirigentes se “pocean” (de nuevo, ojo al doble sentido de la expresión).

c.3) Fase de transporte marítimo en la que enormes buques cisterna devolverán el líquido elemento a escasos kilómetros del sitio de l que nunca debí haber salido en forma de agua dulce. Y todo ello, de nuevo para multiplicar los beneficios millonarios de otras empresas “bien relacionadas” con los partidos políticos cuyos dirigentes se “pocean”

Queremos acabar esta entrada recogiendo dos puntualizaciones recogidas en el Informe Científico Ministerial (ojo al oximorón):

d) Primera, se esta estudiando la posibilidad de sustituir a los enormes buques cisterna contaminantes por piraguas de indios Seminolas cargadas de botijos. El ministerio y los partidos racistas han considerado idónea esta tribu porque los seminolas​ son un pueblo indígena de Norteamérica de la familia lingüística muscogui cuyo nombre procede de la palabra «muscogui» (Isti) simano-li, que significa «desertores» o «meridionales», o del término español «cimarrón» (de esta palabra española deriva el nombre «marrons» con que los llamaron los francófonos). Ellos mismos se llaman «Ikaniuksalgi», que significa «gente de la península».

e) Segunda, dado que el transvase acabará en el Puerto de Barcelona; se esta estudiando también denominarlo en clave como OPERACIÓN PIOLÍN, en recuerdo de la valentía mostrada por el Gobierno de Mariano Rajoy, en los días aciagos de las revueltas independentistas, cuando cientos de policías, a cambio de jugarse la vida y la salud; fueron recompensados con su estabulación vergonzante como ganado.