Vencimiento de los pagos de las amistades peligrosas

Lejos de mi ánimo cualquier atisbo de adulación a mi Maestro preclaro, pero lo cierto es que la más reciente actualidad nos ofrece dos ejemplos de su clarividencia. Me explico: el pasado día 29 de diciembre del fenecido año 2023, publico en su blog financiero, bajo el título de «El precio de las amistades peligrosas: los amigos de mis enemigos son mis enemigos» una entrada en la que, para exponer una aplicación de la «regla lógico-matemática de las afinidades en las relaciones internacionales»; advertía del coste seguro que tendría para el Reino de España las muestras de afecto e incluso de admiración de grupos terroristas nacionales e internacionales particularmente sanguinarios que estaba recibiendo su Ejecutivo.

Pues bien, hoy queremos ofrecer a nuestros lectores dos ejemplos de cuan pronto se están empezando a pasar al cobro aquellas «facturas de sangre de inocentes»:

El primer ejemplo de cuan peligrosas puede resultar para un Estado democrático occidental las felicitaciones de un grupo terrorista internacional por desalinearse con los EEUU lo ofrece el coste creciente del transporte internacional de mercancías el cierre de un Estrecho geoestratégico a resultas de las acciones del gripo «felicitador».

El segundo ejemplo viene en forma de la sospechosa coincidencia de las felicitaciones de otro grupo terrorista internacional apoyado por un Estado teocrático con la liberación de un nacional detenido por dicho Estado. Liberación que ha sido aprovechada hasta la saciedad por los medios de comunicación amigos del Ejecutivo (que son la práctica totalidad de lo influyentes en la opinión pública).  

Por último, no cabe ignorar el coste en forma de permisividad del Ejecutivo hacia los homenajes reiteradísimos del grupo terrorista nacional hacia sus héroes con trajes manchados de sangre -siempre y en todo caso inocente- de niños y adultos.